La Unidad del Cuerpo

cada uno gana uno

Hechos 2:1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.

Unánime: Dicho de un conjunto de personas: Que convienen en un mismo parecer, dictamen, voluntad o sentimiento.

La unidad ha venido a ser un concepto más que una realidad en muchos. Esto no se logra por el simple hecho de quererlo hacer, sino tener algo en común que nos una, para sobrepasar toda diferencia y enfocarnos en un mismo parecer, opinión y juicio, y voluntad.
Nuestro común denominador es Jesús, (su sangre, su cuerpo) Su palabra, el Espíritu Santo, una misma esperanza, fe, amor, doctrina, un mismo enfoque – ser uno con Dios. Para lograr esta unión tenemos que procurar la humildad, mansedumbre, soportándonos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; no siendo altivos, sino asociándonos con los humildes. No siendo sabios en vuestra propia opinión. Firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.
Tenemos que desechar todo aquello que promueva la división como son: la murmuración, el chisme, la contienda, el orgullo, renunciando a querer ganar, antes procurar la paz. Soportando a los más débiles, y sabiendo que con la paciencia sobrepasaremos toda prueba.

¿Por qué es necesaria la unidad? Según un análisis de Juan 17

a) Para poder ir al cielo – 24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo
b) Para ser uno con Dios – 11b Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. 21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros. 23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad
c) Para experimentar el amor de Dios – 23… y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. Para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos
d) Para ver la gloria de Dios – La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. …para que vean mi gloria que me has dado;.
e) Para conocer El Nombre de Dios – 26 Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún.
f) Para testimonio al mundo – 23para que el mundo conozca que tú me enviaste,

En el libro de Hechos vemos que después del Señor estar 40 días con ellos, enseñándoles, y dándoles mandamientos, los manda a que se queden juntos y unidos (uno puede estar junto y no unidos) en el aposento alto con el propósito de esperar la venida de la Promesa de Dios – El Espíritu Santo. Cuando llego el cumplimiento del tiempo de Dios (Día de Pentecostés) junto con la unanimidad de los discípulos – sucedió el milagro de que entro al mundo a vivir con los creyentes en Jesús El Espíritu Santo de Dios. Yo creo que nosotros también, tenemos que unirnos como estaban los primeros discípulos en una sola mente, corazón y proposito, para ver la gloria manifiesta de Jesús y traer la pronta manifestación de su venida.

¿SOMOS PARTE DE ESA GRANDIOSA UNIDAD?

MANTENER EL RESPETO UNOS CON OTROS – Dios nos hizo diferentes y es por eso que nos expresamos con distinction, pero todos tener el comun denominador arriba mencionado. Alguien dijo: “El respeto no tiene pleito con nadie”. Si no respetamos a un hermano, se nos cerrarán las puertas para seguir siendo herramienta para la unidad. Además debemos tratar a todos con la misma elegancia y respeto como si los conociéramos.

Evite juicios y señalamientos – la burla no promueve la unidad y hay demasiada burla dentro de los miembros del cuerpo de Cristo. Bendiga con su boca y sus acciones. Conózcanse – Asóciense Romanos 12:10 dice que debemos amarnos unos a otros, con amor fraternal… es decir, como hermanos.

Unidos en amor, alcanzaremos todas las riquezas de pleno entendimiento, y conoceremos el misterio de Dios el Padre, y de Cristo – Ellos son Uno.

El Señor Jesús viene por un cuerpo bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, no un cuerpo separado por desacuerdos y orgullos de ser el mayor. Seamos instrumento de paz y santidad y no de discordia y division.

Maranata!

Pastora Ana Vargas
Iglesia Oasis de Amor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s