¡Día de la Libertad!

Colosenses 3:5,8-10 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno

Esta semana, al celebrar el Día de la Independencia en los Estados Unidos, quiero animarte para que también puedas celebrar tu propia independencia de ataduras que te limitan.

No importa dónde te encuentres, en cualquier circunstancia, temporada, o batalla, puedes declarar tu libertad. Hay poder en hacer una declaración – el poder de romper barreras y yugos – poder para establecer el dominio y la autoridad divina sobre tu vida y tu destino.

Los Estados Unidos de América – “La Tierra de la Libertad” – nació de una declaración. Una declaración de cambiar el curso de toda una nación, y, posteriormente, en el mundo. Originalmente se llamo una “resolución de independencia”, la “Declaración” fue simplemente una explicación de las intenciones, sueños y resolución de cinco hombres, que fue luego registrado en un rollo de pergamino por Thomas Jefferson.

Con visión profética, John Adams, escribió a su esposa Abigail, y expresó lo poderoso que el entendió el contenido de este compromiso:

Me inclino a creer que será celebrada por las generaciones venideras como la gran fiesta de aniversario. Debe ser conmemorado como el día de la liberación, por los actos solemnes de la devoción al Dios Todopoderoso. Debe ser solemnizado con pompa y desfiles, con espectáculos, juegos, deportes, armas, campanas, fogatas e iluminaciones, desde un extremo de este continente a otro, de ahora en adelante y para siempre.

Y así es como en este día, hemos seguido celebrando a través de sucesivas generaciones nuestra liberación de las fuerzas opresivas – con pompa y desfiles – con espectáculos, campanas y luces – de un extremo del continente al otro.

Al celebrar el Día de la Independencia, no olvides de declarar tu propia independencia de lo que te impide vivir la vida de tus sueños – no olvides la libertad de tu propia alma. Declara formalmente tu intención y voluntad de vivir libre y de dejar ir cualquier cosa que te detiene.

Los versos mencionados arriba son una declaración de libertad del viejo hombre con sus hechos que te han esclavizado, siendo tu un hijo(a) de Dios, es tiempo de hacer la declaración de despojo del viejo hombre y establecer lo nuevo de Dios en tu vida, una nueva vestidura que te distingue como un hijo(a) de Dios. Tu generación también celebrara la libertad recibida a través de tu declaración y nueva vestimenta del nuevo hombre nacido de la justicia y verdad en Jesucristo el Hijo de Dios, el verdadero libertador de la raza humana. Amen

Bendiciones

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s